La historia

Las aplicaciones médicas del ácido hipocloroso se remontan a la Primera Guerra Mundial. Ante la gran morbilidad por infecciones en las heridas, médicos idearon la solución de Dakin, un antiséptico clorado a partir de hipoclorito de sodio y ácido bórico, usado con éxito para limpiar y combatir las heridas abiertas de los soldados.

No es hasta la década de 1980 que fueron retomadas las investigaciones sobre el ácido hipocloroso, cuando el científico Stephen Weiss descubrió el poder bactericida del mismo liberado por los neutrófilos. Weiss encontró que estas células del sistema inmune, en mínimas cantidades, eran capaces de destruir hasta 150 millones de bacterias e-coli al liberar ácido hipocloroso.

A partir de este hallazgo numerosos laboratorios en el mundo comenzaron a desarrollar métodos de obtener soluciones estables del componente, para uso desinfectante y así como antiséptico.

En 1993, el investigador colombiano Justo Calderón, logró estabilizar la molécula del ácido para tratar y controlar las infecciones en heridas crónicas como úlceras varicosas, isquémicas, quemaduras de segundo y tercer grado, infecciones cutáneas, tejidos necrosados, abscesos, y hongos tópicos, entre otros. Este medicamento recibió el nombre de Neutroderm®

aquilabs
Es el más moderno de los desinfectantes de última generación.
Potente antiséptico y germicida.
Es estable en presencia de materia orgánica
No tóxico.
No irritante.
No corrosivo.
Presenta ligero olor y sabor a cloro.
Tiene un pH bajo.
No altera las características organolépticas de los alimentos.
Puede aplicarse directo al alimento o superficies de contacto directo con alimentos.
No afecta las envolturas de hule, plástico ni metal.
Es completamente biodegradable.
Respetuoso con el medio ambiente.
No requiere enjuague después de su aplicación.
Es un líquido incoloro que presenta un ligero olor a cloro con propiedades físicas variables que dependen de su concentración.
Contiene atributos antisépticos y germicidas, es un notable desinfectante que no altera las características de los alimentos.
Ejerce una función antimicrobiana contra bacterias y virus como parte del sistema inmunológico.
Atiende las preocupaciones de seguridad pública.
Completamente natural, seguro
No tóxico no peligroso
No hay residuo que enjuagar
No requiere disposición especial
No requiere permiso de uso de materiales peligrosos
No hay riesgo de salud y seguridad
No se requiere equipo de protección
No hay irritación a los ojos y la piel
No tóxico (inhalación, ocular, cutáneo o ingestión)
No peligroso
No se requiere equipo adicional de protección
No hay límites de exposición
Disminuye el riesgo de enfermedades y ausencias en el lugar de trabajo
Acelera el proceso de sanación
En su forma más concentrada puede ser ingerido sin ningún daño físico (aunque no se recomienda)
El HCIO está hecho con sal. Una vez desactivado, se convierte de nuevo en salina. dades y ausencias en el lugar de trabajo
Acelera el proceso de sanación
En su forma más concentrada puede ser ingerido sin ningún daño físico (aunque no se recomienda)
×